El Fin de las Anécdotas.

El summum de una sociedad que todo lo descarta es la aniquilación de lo viejo o mejor dicho de los «viejos». Al parecer esta cultura de la «eterna juventud» ha caído presa de una fobia por las personas de la tercera edad. Esta temor tiene un nombre y apellido: Gerontofobia,

La Gerontofobia se define como ese rechazo y oposición a las personas de la tercera edad por ser un grupo social improductivo y una carga para los gobiernos. No solo se trata del miedo a envejecer (Gerascofobia) mas bien es un rechazo abierto a lo que representa el adulto mayor.

Si bien podríamos orientar este articulo sobre las implicancias económicas que representa el adulto mayor , mi verdadera intención es volver a poner en perspectiva a la vejez y la riqueza que proveen los ancianos en la sociedad actual.

Plata en sus cabellos…

Alguien dijo que las canas no son otra cosa que plata en sus cabellos. Lamentablemente esa mirada de honra al «viejo» se viene perdiendo de generación en generación, dando paso a una creciente ola de desprecio y desvalorización.

Mientras los orientales veneran a sus ancianos , nosotros los occidentales vamos haciéndoles sentir cada vez menos útiles aumentando la grieta generacional. Si a esto le sumamos la estrategia organizada de exterminio a la generación dorada ; la ecuación queda planteada.

Cuando señalamos a los viejos como decadentes o en desuso, en realidad comenzamos a impulsar una perdida irreparable para las sociedades modernas. Con la estigmatización , nos olvidamos que los adultos mayores son una fuerza poseedora de sabiduría ancestral.

Creo que la fobia que el mundo siente por la vejez tiene una connotación y mirada mas profunda que un simple hecho económico. Mas bien se trata de una clara intención de extraer, cual cirujano, todo intento por conservar tradiciones y valores, detrás del impulso de continuar promoviendo el relativismo como verdad absoluta. «El viejo» , no solo molesta por su improductividad, molesta por lo que simboliza.

Los «viejos » y la Iglesia estorban a quienes intentan , por todos los medios posibles , establecer un Nuevo Orden Mundial. La Iglesia por ser columna y baluarte de la verdad y a la presente quien detiene la maldad y los «viejos » por ser la última generación en ser testigo de un mundo distinto. 

Son justamente nuestros padres y abuelos quienes mantienen vivas esas historias y permiten, por medio de la tradición oral , la continuidad de la sabiduría popular cargada de valores. La idea es sencilla: «La muerte del anciano es el fin de las anécdotas». Con la muerte de las historias ya no queda quien traiga a memoria los tiempos vividos.

La muerte del anciano es traspasar todo limite conocido. La Biblia nos brinda un consejo:

No traspases los linderos antiguos Que pusieron tus padres. Proverbios 22:28

Las generaciones antiguas son las que han ayudado a colocar limites invisibles , marcados a fuego en nuestros corazones. Una «ley de Dios» grabada , ya no en tablas de piedra sino en las mentes de aquellos que se han dejado mentorear. Esto molesta a quienes , con planes estrategicos buscan favorecerse,

La Biblia los adelanta como gente feroz , de lengua extraña que no respeta al anciano, ni perdona al niño (Deuteronomio 28:50) Tales características nunca fueron tan obvias.

Ante todo esto , ¿que podemos hacer?

Hoy, una vez mas debemos denunciar lo que esta mal , errado y dañino para nuestra sociedad. Es necesario un cambio de paradigma , donde vemos al viejo como fuente de sabiduria y consejo y no como un estorbo.

Nos urge la necesidad de fortalecer la autoestima y volver a validar a nuestros abuelos , como personas con valor extremo en nuestras familias. En estos tiempos difíciles , nos toca estar cerca y ser oído para sus historias , mientras somos su voz para los poderes.

De nosotros , los que venimos mas atras, depende que este no sea el exterminio de las anecdotas , la sabiduria y mucho menos de la gente que amamos.

En estos dias , ser iglesia tambien es defender a quienes hasta hoy nos han ayudado a establecer los limites morales que nos contienen sin derramarnos detras de nuestras propias conveniencia,

Yo me sumo y propongo ; #ConlosviejosNo

4 comentarios sobre “El Fin de las Anécdotas.

  1. Muy acertados los conceptos y triste realidad que vivimos actualmente, donde los viejos, sirvieron para llenar las cajas de previsión y fueron los primeros en ver tristemente, como esos recursos son aplicados para cualquier cosa, menos para lo que fueron creados.
    Algo parecido pasa con los abortos, hay una tendencia mundial, que somos demasiados y los planes son, eliminar a los por nacer y a los muy viejos, para que el mundo, muy mal tratado, sea mas apto para vivir, pero…

    Me gusta

  2. No tengo el privegio de tener a mis abuelos con vida, pero recuerdo a mi abuela materna quien fue una gran mujer de fe, ella es de inspiración aún en la familia y por ella, la mayoría de nosotros servimos a Dios. Sé que así como ella, hay muchos que hicieron aportes valiosos a la sociedad. No debemos tenerlos por menos, sino cuidarlos, defenderlos y escucharlos, ellos recorrieron caminos que nosotros aún no. Gracias pastor por escribir este artículo, por despertarnos de alguna forma para ver lo que sucede desde otro ángulo. Bendiciones!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s