No me des un «Like» decime que te gusta!

Somos constantemente incitados a reaccionar a todo lo que vemos, escuchamos o leemos. Aun nosotros mismos somos parte de esta dinámica «sugiriendo» a los lectores comentarios , likes o devoluciones que nos provocan a su vez mayor interacción.

Ariel Osores

Los expertos lo llaman «call to action» , enseñando que es necesario incitar a quien ve a tomar una acción activa suscribiéndose o generando un feedback.

Nos hemos vuelto productores de contenido , pero a su vez obsesivos de las reacciones ajenas. Es interesante que quienes pregonan no importarle las opiniones de los demás se vuelve tan adicto como los otros, en espera de reacciones a sus fotos, comentarios, memes o tuits. En esta linea de pensamiento es necesario re plantearnos aun acerca de como reaccionamos a lo que estamos siendo motivados.

Según una encuesta realizada por la firma Harris Poll , el 36% de los millenials utilizan tanto los gifs como los emojis para comunicarse. Aun el 80% de los encuestados aseguran que son un muy buen complemento del lenguaje. La razón fundamental del uso de estos emoticones parte de la premisa de la inmediatez. El cerebro procesa mucho mas velozmente las imágenes que el texto (60 mil veces mas rápido- Corporación 3M). A demás «suavizan» el tono de un mensaje o expresan lo que no queremos – o podemos- decir en palabras.

Dentro de los emojis mas usados se encuentran las caras felices (48%), le sigue Caras tristes (14,33%) , corazones (12,5%) , gestos con las manos (5,3) y otros mas.

Vyvyan Evans, profesor de lingüística de la Universidad Bangor del Reino Unido y autor del libro The Emoji Code (El código Emoji), dice » “Alguien que no los use (emojis) es alguien que no sabe comunicarse efectivamente y, por ende, que tampoco es efectivo en provocar una respuesta emocional”.

Alto, detente!

Estoy seguro , que al igual que yo , usas emojis en tus comunicaciones. Seria una tonteria negarlo a esta altura del partido. El problema no es ese realmente , el desafío real lo tienen tus hijos.

Es paradójico que hoy, mas que en ningún otro momento de la historia , se le ha dado tanta importancia a las emociones. A estas alturas todos sabemos sobre la importancia de conocer las emociones y aprender el difícil arte de «ponerlas en palabras». Dentro de la disciplina de la gestión de las emociones la inteligencia interpersonal es la que nos sugiere el manejo de lo que sentimos en relacion a los demás. Lo ilógico es que aun con todo esto , las palabras no son tan importantes y bien están siendo remplazadas por estos nuevos códigos.

La pregunta que me surge es la siguiente; ¿ Como podrá una generación , criada con emoticones, lograr decir lo que siente o poner en palabras lo que le sucede interiormente?

Hace unos días hablaba con una psicóloga amiga y coincidíamos en los beneficios de las miradas, las palabras que exteriorizan y aun el lenguaje no verbal. Estas practicas también son principios eternos que siempre funcionaran y que estos nuevos conceptos de comunicación terminan afectando. Si Evans tiene razón , a la larga quien no maneje este lenguaje no podrá comunicarse efectivamente o no podrá generar una «respuesta emocional». Dicho de otra manera , las respuestas emocionales de los demás, sucederán por los códigos y no por las intenciones.

¿Algo por hacer?

Creo que los gifs y emoticones seguirán siendo parte del lenguaje. No falta mucho para que sean aceptados por la Real Academia , si es que ya no lo son y yo no lo se.

El asunto es continuar trabajando en esta idea crucial de poner las emociones en PALABRAS. Educarnos y educar para una gestión responsable de la inteligencia intrapersonal e interpersonal. Que nuestros hijos sepan que les pasa , porque les pasa lo que les pasa y sobre todo como se llama lo que les pasa para poder decirlo.

Debemos generar espacios de encuentro donde el único código sea el oral y el único objetivo sea conectarnos interiormente para conocernos y apoyarnos mutuamente. Ya habrá tiempo para «caritas , corazones y manitos» cuando estemos hablando de cosas triviales , no para las importantes de la vida.

Comparto 3 ideas para ayudarnos a poner en palabras lo que sentimos.

1- Diferencia «Likes» de emociones – Debemos de dejar de ser automáticos a la hora de reaccionar y comenzar a pensar (y enseñarle a nuestros hijos) que es lo que realmente me genero lo que acabo de ver. Este ejercicio te ayudara a conocer lo que realmente pasa en tu interior. En ciertas ocasiones descubrirás que lo que viste /leiste o escuchaste «no te gusto», sino que te trajo a memoria otras cosas o te conecto con situaciones del pasado.

2- Una «sensación» una «palabra»– Todos hemos pasado por esas circunstancias, quizás en una evaluación o en una encuesta, donde nos piden que califiquemos algo con una sola palabra. Este ejercicio me ayuda a poder ponerle nombre a lo que siento. De esta manera nos obligamos a pensar lo que esta sucediendo interiormente.

3- Diario de emociones– Escribir siempre nos conecta. Tener un diario , cuaderno donde registrar las emociones mas comunes que se disparan en un día cotidiano y la manera en la que reaccionaste. Este ejercicio nos ayudara a conocernos mejor , saber que me enoja , alegra , entristece y como reacciono ante lo que siento.

Publicado por arielosores

Esposo y padre de 3 niñas. Pastor de Casa del Alfarero en la ciudad de Leandro N Alem Misiones Argentina. Autor de "10 Respuestas para 11 preguntas acerca del noviazgo" .

Un comentario en “No me des un «Like» decime que te gusta!

  1. La verdad es muy común esas respuestas. Por la cuál no me siento cómoda y tampoco me da noción cómo se siente esa persona al responderme así

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: